La cultura en una sociedad de consumo sin consumo

España ostenta el triste honor de ser el país europeo con el IVA cultural más alto, el 21%. Si miramos a otros países europeos nos encontramos con los siguientes porcentajes que gravan a la cultura: Noruega (0%), Suiza (2,5%), Luxemburgo (3%), Bélgica (6%), Holanda (6%), Grecia (6,5%), Alemania (7%), Francia (5,5% y un superreducido de un 2,1% para las 140 primeras representaciones), Austria (10%), Irlanda (9%), Grecia (9%), Finlandia (9%), Italia (10%), Portugal (13%), Gran Bretaña (20%).

Portugal, decidió rebajar el IVA cuando vieron las consecuencias negativas que produjo en el sector la subida. Un caso curioso es el de Holanda (tiene actualmente un IVA cultural del 6%), su Gobierno supo rectificar ante las demandas del sector. Al principio aplicó una subida que fue del 6 al 21%, tardaron cuatro meses en darse cuenta del error al comprobar el abandono del público a los espectáculos encarecidos por esa causa.

Clama al cielo que mientras que los espectáculos teatrales están sujetos a un IVA del 21%, la venta de pornografía disfruta de un tipo superreducido del 4%, este dato deja margen para un montón de comentarios jocosos.

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, manifestaba recientemente que este era el momento de bajar los impuestos y lo acompañó con la decisión de rebajar el tipo impositivo aplicado a las flores y a las plantas, del 21% anterior quedará en el 8%. Es una buena noticia, pero no fue más lejos, podía haber aprovechado para igualarlo con el sector de la cultura que significa el 3,5% del PIB.

cultura

Otro sector que, por otros motivos, está desprotegido respecto a nuestros vecinos europeos es el del libro, aunque, afortunadamente, conserva el IVA reducido del 4% frente al 21% de otras disciplinas culturales. En este sector, las ventas en 2013 disminuyeron un 10,69% respecto al 2012, según datos de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL) y, según cifras del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el porcentaje de lectores de libros en España es el 63% de la población, por debajo del 70% de media europea. Hoy en día, los libreros tienen que hacer frente a la competencia desleal proveniente de los principales actores internacionales de Internet como consecuencia de la evasión fiscal y el dumping de precios a gran escala, prácticas que utilizan con el fin de establecer una posición dominante en el mercado del libro y vender sus propios productos.

En definitiva, consideramos que una sociedad que se precie debe apoyar la cultura, facilitando su desarrollo y estimulando su consumo. La cultura no puede ser cara porque eso crea élites y extiende la brecha de la desigualdad. Una persona que abandona el teatro, el contacto con la música, las salas de cine, los museos o pierde el hábito de la lectura es un candidato a la pasividad. La desinformación y la falta de crítica nos hace menos libres.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s